Déjà vu:

las críticas de Oscar Peyrou

 

Dolor y gloria

por Óscar Peyrou

 

Dolor y gloria, cinta que merecería llamarse Molestia y popularidad, es una película  escrita y dirigida por Pedro Almodóvar y protagonizada por Antonio Banderas, Asier Etxeandia, Leonardo Sbaraglia, Nora Navas y Julieta Serrano que cuenta con la colaboración especial de Penélope Cruz.

Según el texto de la sinopsis oficial, Salvador Mallo –personaje interpretado por Antonio Banderas– es un aclamado director de cine en horas bajas.​ Sus recuerdos lo llevan a regresar al escenario de su infancia, vivida en los años 60 en el pueblo valenciano de Paterna junto a sus padres, para evocar sus primeros amores, su primer deseo y la figura de la madre y para tomar conciencia de su finitud, así como para traer al presente el primer amor adulto que tuvo ya en el Madrid de los 80 y el dolor asociado a la ruptura de esta relación cuando todavía estaba viva y palpitante. En su regreso a Paterna, Mallo también reflexiona sobre la escritura como única terapia para olvidar lo inolvidable, el temprano descubrimiento del cine y el vacío ante la imposibilidad de seguir rodando.

Pedro Almodóvar confirmó que el punto de partida de la escritura del guion de Dolor y gloria es su propia vida; su último filme es, por tanto, una autoficción.

El director manchego se caracteriza por sobrevalorarse. Por ello, «dolor» y «gloria» nos parecen sustantivos exagerados referidos a su persona, especialmente el segundo. En cuanto al presunto vacío que impide rodar al protagonista, creemos que no es más que un coqueteo mediante el cual el director pretende, sin éxito, teñir de trascendencia su último trabajo.

En el centro del cartel destaca, con grandes letras azules, el nombre de la película. Sobre un fondo blanco, el título está rodeado de fotos de los personajes en diversas situaciones independientes, lo que imprime un carácter fragmentario y un poco caótico al afiche,  que no destaca por su originalidad ni su belleza. Más bien sugiere una obra plana, sin profundidad ni excesivo interés sobre un director algo ególatra, hiperbólico y presumido.

El rodaje tuvo lugar a lo largo de 44 días entre Madrid y la Comunidad Valenciana durante los meses de agosto y septiembre de 2018, tal y como el productor, Agustín Almodóvar, comunicó a través de su perfil de Twitter el 15 de septiembre. Al igual que en trabajos anteriores del cineasta manchego, Alberto Iglesias es el compositor de la banda sonora original de la película.

 

  • Black Twitter Icon
  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon